No estás conectado. Conéctate o registrate

****Capitulo 9****

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 ****Capitulo 9**** el Sáb Jul 02, 2011 1:10 am

Akane Zeen

avatar
Administradora
Administradora
Capitulo 9

La Caminata

Turbado por la conversación, Matthew durmió muy mal. Además, los ruidos del bosque no lo ayudaban a tranquilizarse. En un momento de la noche, se levanto de la cama y se dirigió al ventanal. Al mirar hacia el lugar de la casa en el que estaba la cocina, descubrió que la joven esposa había regresado allí.

¿Por qué no podía dormir ella? ¿Cuál era la causa de la tristeza que Matthew había notado en sus ojos?

Tras observarla durante un rato, decidió retirarse, dado que le parecía que se estaba entrometiendo en una parte íntima de la vida de la joven.


Volvió a meterse en la cama y, por fin, se quedó dormido.


Cuando se despertó, vio que estaba lloviendo, pero que, a pesar de todo, el bochorno y el opresivo calor resultaban insoportables. Mientras se vestía con sus pantalones de camuflaje y el sencillo polo a rayas azules, se preguntó si se acostumbraría alguna vez a aquel opresivo calor. Tras colocarse las botas, se engomino de nuevo su inquieto pelo.


¿Qué diría Severus Snape si supiera que se sentía mucho más cómodo así, con aquella ropa, que con zapatos de charol y trajes de marca? Seguramente no le creería. Evidentemente, tenía unos fuertes prejuicios sobre algunos hombres y algunas mujeres. ¿Dónde tendrían su origen? ¿Tendrían dichos prejuicios consecuencias negativas para él?


Decidido a pensar en positivo, se miró al espejo y decidió que era un nuevo día. En lo único en lo que debía pensar era en que Severus Snape le ayudara con la fabrica. Nada más.


Cuando Akane le acompaño a su despacho, lo encontró hablando por la chimenea. El tono de su voz era duro, fuerte, lo que provocó que Matthew sintiera pena por la persona que estaba al otro lado. ¿Les gustaría a sus empleados trabajar para él? Cuando el tenía reuniones con su equipo, todos se quitaban los zapatos y se sentaban en un sofá con tazas de café. Todo el mundo daba su opinión y la defendía.


Sonrió con tristeza. Sin embargo, su negocio no era muy boyante. Tal vez debería tratar de desarrollar un estilo más autocrático.


Cuando terminó la conversación, Severus Snape lo miró.


--¿Cómo? ¿No hay traje? ¿Ni zapatos de charol?--.

--Usted me dijo que me vistiera para la ocasion. ¿Cuándo va a llegar el helicóptero?--.

--No vamos a utilizar el helicóptero, Matthew. Vamos a ir andando. Espero que esas botas sean de fiar porque estamos a punto de ponerlas a prueba--.

¿Acaso quería asustarlo? Matthew estuvo a punto de echarse a reír. Lo que él no sabía era que el había estado a prueba toda su vida.

--Muy bien. Si está esperando que yo me desmorone va tener que esperar mucho tiempo.--.

--Estupendo, porque no tengo deseo alguno de levantarlo del suelo o de rescatarlo de un demonio del bosque.--.

--¿Qué es esto? Quiere que fracase, ¿verdad? Quiere que haga el ridículo. ¿Por qué? ¿Porque mi empresa no le ha reportado suficiente dinero? ¿Tan importante es eso para usted?--.


Severus lo estudió durante un instante y entonces, se inclinó para recoger un par de mochilas que había en el suelo.


--Es una caminata de dos horas, siempre que la lluvia no inunde el sendero. Vamos --dijo, entregándole una de las mochilas--. Desayunaremos por el camino.--


Severus no había respondido a la pregunta de Matthew, pero él tenía la terrible sensación de que iba a descubrir la respuesta muy pronto.

--Severus no olvidas algo--Akane se acerco a ellos con su propia pequeña mochila.
--Akane crei ser claro con nuestra charla matutina--murmuro Severus.

--Selene y Alan se quedaran con Takeo, todo esta listo, no hay excusa que valga de tu parte--ella señalo hacia la cocina, el castaño amigo de la pareja saludo con la mano que tenía libre, pues en la otra sostenia a Alan que se mecia feliz.

Resignado dejo que la joven Gryffindor los siguiera, sin saber el porque Matthew sintío algo de alivio de que ella los acompañara.

La lluvia caía sin parar. Severus avanzaba con dificultad por el sendero, mirando de vez en cuando por encima del hombro para asegurarse de que Matthew seguía tras él. Sus labios esbozaron una sonrisa al verlo caminando con gran esfuerzo, con el cabello completamente empapado y pegado a la cabeza.
A su joven esposa la ropa mojada también se le pegaba al cuerpo, dejando al descubierto unas deliciosas curvas.
Se arrepintio de no haberla hecho caminar delante de él para, al menos, poder admirar la vista.
Notó que Matt lo miraba con curiosidad, como si no pudiera comprender lo que tenía preparado para él.

Por su parte, Severus también estaba experimentando algo diferente, mil veces más poderoso que la curiosidad o la irritación, una química potente y eléctrica, que cargaba el aire y hacía que el cuerpo le palpitara como nunca, con una respuesta que era completamente sexual y que su esposa disfrutaria ni bien regresaran a casa.

Con una cínica sonrisa en los labios, se dio la vuelta y siguió andando. Tuvo que admitir que Matthew no se quejaba. Por el momento, no había realizado comentario alguno sobre ampollas o cansancio o picaduras de insectos. Había esperado que a aquellas alturas el ya hubiera demostrado señales de nerviosismo o de agotamiento, pero seguía caminando con firmeza. Además, se negaba a aceptar la ayuda de Severus. Incluso cuando cruzaron un río y se resbaló, cayendo a las aguas, había ignorado la mano que él le extendía. Él no entendía lo que Matthew estaba tratando de demostrar.


Severus ya sabía todo lo que necesitaba saber sobre él. Todas las cifras señalaban el hecho de que era un mentiroso. Entonces, ¿por qué no hacía más que volver la cabeza para comprobar cómo estaba? ¿Por qué no podía dejar de pensar en lo que Akane le habia dicho sobre que era inocente?


Por su parte, Matthew se sentía sucio, incómodo y agotado, pero seguía caminando. De vez en cuando, levantaba los ojos hacia los árboles, pero no por miedo, sino por interés.


--¿Qué es eso?--.


Severus se detuvo y miró hacia las ramas de los arboles, tratando de ver lo que el señalaba.


--¿El qué?--

--Allí arriba. Ese pájaro rojo. Es precioso.--


Severus lo observó atentamente, preguntándose si estaría fingiendo tanto interés.


--No lo sabe, ¿verdad? --dijo el--. Se podría decir que esto es como el jardín de su casa y no lo sabe.--

--Esto no es un paseo por la naturaleza --replicó él, con malos modos--. Nos refugiaremos un momento.--


Severus lo empujó bajo el abrigo que podía proporcionarles el árbol más cercano. Matthew se apartó el cabello de la cara y él pudo comprobar que los ojos del joven brillaban de la risa. A Severus le pareció que se estaba divirtiendo y eso lo irritó aún más.


--¿De qué sirve que nos refugiemos aquí? Cuando ya estamos completamente empapados, es imposible que nos mojemos más.--


Llevaban andando más de una hora. Matthew debía de estar cansado, pero no se había quejado ni una sola vez. De mala gana, Severus sintió cierta admiración por el.
Experimentó una repentina reacción en su cuerpo cuando su joven esposa que se habia retrasado lo abrazo por detras..

Enojado con su propia respuesta en ese momento inoportuno, Severus giro la cabeza para mirar al sendero, pero, inmediatamente, se volteo a mirar a la chica.

¿Qué tenía ella que lo turbaba de aquella manera?
A pesar del paso del tiempo aun la deseaba como la primera vez que habian yacido juntos.

Severus atrajo hacia si a Akane para refugiarla del agua, ella le abrazo tambien pero llena de curiosidad cometio el error de observar a Matthew por un instante.

Estaba apoyado contra el tronco del árbol. Había cerrado los ojos mientras aspiraba la esencia del bosque. Su transformación de chico de ciudad en un dios de los bosques resultaba casi irresistible. Tenía las mejillas húmedas y sonrosadas y parecía fundirse perfectamente con la naturaleza que lo rodeaba, era como si fuera parte del bosque, colocado allí para tentar a los seres vivos.Y así lo hacía, algo parecido al deseo se apoderó de ella de tal manera, que tuvo que apartar los ojos de la boca de Matthew antes de comenzar a pensar tonterias.

Mientras tanto Severus miro hacia abajo, vio que la lluvia había convertido casi en transparente la camisa blanca que llevaba puesta Akane y le ofrecía una tentadora visión a través de la tela húmeda, resaltando esos atractivos senos. Los pantalones estaban cubiertos de barro igual que los zapatos, pero no recordaba haberse sentido tan emocionado en mucho tiempo. Se había despertado dentro de él algo muy peligroso.

Cuando abrio los ojos Matthew pareció notar algo, miró a la joven con cautela. Poco a poco, este sentimiento fue dejando paso a algo muy diferente, algo que nunca habia sentido y que no sabia si los dos parecían compartir, observo la ineludible tentadora figura de la chica, sus pequeñas manos tomandose como podia del cuerpo de Snape, esa aparente fragilidad y su mirada clavada en él, sentia como si estuviera desnudandole con la mirada, su corazon inexperto latia como caballo desvocado, que seria lo que estaba experimentando?.

Durante un largo instante, ninguno de los 3 fue capaz de articular palabra. El aire restallaba presa de la química que había estado presente entre ellos.

Preguntándose qué había sido lo que lo había empujado a atravesar el bosque con Matthew y Akane, Severus apretó los dientes y hablo.

--Continuemos-- murmuro Severus, y tomo de la mano a su esposa, ese incomodo silencio no habia sido de su agrado, mucho menos la extraña mirada que habia detectado que Evans le ofrecia a su esposa.


Con una última mirada retomo el sendero y empezo a caminar con fuerza. Cuanto antes llegaran a la hacienda, antes podría dejar al descubierto el juego que Evans realizaba y terminar con aquella farsa. Entonces, lo enviaría de vuelta a su casa.


Matthew caminaba en silencio, sin apartar los ojos del sendero para no tropezar. Sin embargo, no pensaba en el desafío físico que podía suponerle el bosque, sino en el maravilloso momento que le había sacado del cuerpo la joven Gryffindor, de ese largo estado de letargo hasta alcanzar una excitación casi desconocida pero no menos insoportable por ello. No obstante, la confusión causada por aquel momento en el húmedo bosque se vio eclipsada por la continuacion de la caminata.

Se notaba a leguas que Akane y Severus se amaban profundamente y que su amor seria eterno, mas sabiendo de la evidente personalidad posesiva y casi obsesiva de Snape.

En su caso, Matt jamás había estado enamorado, pero eso no significaba que no ansiara estarlo. Tal vez no lo encontraria jamás, pero no podía cerrarse. ¿Qué clase de vida se puede llevar sin amor? reflexiono y siguio caminando hacia una prueba más, que estaba seguro le tendría lista Snape.



*******************************
Nota de la Autora: Sep comienza la travesia hacia lo desconocido, espero les vaya gustando.





Ver perfil de usuario http://lucassgrabeellatino.tk

2 Re: ****Capitulo 9**** el Sáb Jul 02, 2011 11:05 am

Shigeo Zeen

avatar
Amigo de Harry
Amigo de Harry
El 10! El 10! El 10! El 10! El 10! El 10! El 10! El 10! El 10! Jajajaja ay ami va fuerte el asunto no? Ya quiero que lleguen a donde sea que van

Ver perfil de usuario http://elladodemiarcoiris.blogspot.com/

3 Re: ****Capitulo 9**** el Sáb Jul 02, 2011 11:07 am

Shigeo Zeen

avatar
Amigo de Harry
Amigo de Harry
Ah y estoy dolido con Akane, como invita a Takeo y me deja por fuera, yo tambien puedo cuidar a mis sobrinos!

Ver perfil de usuario http://elladodemiarcoiris.blogspot.com/

4 Re: ****Capitulo 9**** el Dom Jul 03, 2011 5:07 pm

Akane Zeen

avatar
Administradora
Administradora
jajaja sep ami va serio el asunto XD
Severus no esta jugando.n55t

Gomen Nasai Geo-chan pero a Severus le daria un ataque masivo si encima te invitara jajaja igual no creas tendras un papel muy importante en esta serie, estate atento
m85nt





Ver perfil de usuario http://lucassgrabeellatino.tk

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.