No estás conectado. Conéctate o registrate

****Capitulo 4****

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 ****Capitulo 4**** el Miér Mar 30, 2011 12:58 pm

Akane Zeen

avatar
Administradora
Administradora
Capitulo 4

Conociendote



Ni bien termine de acomodar las cosas en mi cuarto me dirigi a la cocina, vi como un patronus de una cierva se desvanecia.

--Esta todo bien?--pregunte algo preocupado.
--Si, mi esposo dice que en unos minutos estara aqui, que lo espere en el living--.

Hice caso y me dirigi al lugar del encuentro.

Estaba por sentarme cuando lo vi salir de la chimenea.

Se veia tan misterioso y peligroso como cualquier animal de aquel bosque. Sin poder hacer otra cosa, me limite a mirarlo, mi cuerpo parecía preso de un extraño letargo, como si algo me hubiera apresado sin remedio.


- ¿Señor Evans? -.


Las intenciones de no mirarlo se quedaron en eso, simplemente intenciones. La presencia y el porte de aquel hombre requería atención, además aquellas lagunas negras que tenia de ojos resultaban amenazadores como los de los predadores del bosque. Comprendi por fin lo que el piloto me decía y le di la razón. Aquel hombre no era ningún ángel.


Por fin, consegui avanzar hacia el. Ya no tenía el cabello negro y largo como en sus epocas en Hogwarts, ahora llevaba un corte de cabello mas corto y se dejaban ver algunas canas , sin esas cortinas negras alrededor de su rostro se dejaba al descubierto un rostro que era tan duro como misterioso.

Lo observe para ver que reacción le producía mi llegada, pero Snape no revelo nada. Conclui que Snape no tenia por que tener simpatía hacia mi. Solo necesitaba que aquel hombre decidiera ayudarme . Con este detalle en mente, recorri los últimos metros.


- Encantado de conocerlo, Sr Snape - dije, cuando estuve frente a el.

- Esto no es una visita de cortesía ni una fiesta infantil señor Evans - me replico Snape, con cierta impaciencia -. Ni deseo ni espero buenos modales. Tampoco hablo del tiempo, ni de la naturaleza o del viaje. Si este hecho le resulta incomodo, es mejor que se marche ahora.--

- Como usted quiera - afirme, a pesar de que me moría de ganas de hacer eso precisamente. No obstante, el helicóptero ya se había marchado y tenia un trabajo que hacer

-. Tengo todos los datos que necesitamos en mi maletín. Todo lo que usted necesitara para ayudarlo a tomar una decisión--.

- Ya he tomado una decisión y mi respuesta es "NO"- afirmo, observándome con esos ojos profundos.

- Sin embargo, ha tomado esa decisión antes de que yo tuviera oportunidad de hablar con usted. Espero que, una vez que le haya explicado lo que ocurre, cambie de opinión.--

- ¿Y por que iba a hacerlo?--

- Cuando usted vea las cifras y nuestros planes de futuro, creo que se replanteara su decisión.--


Mire atentamente el rostro de Snape, buscando algo que me indicara que no había realizado aquel viaje en vano, pero no encontre nada. Snape giro la cabeza y observo por la ventana hacia el bosque. Los sonidos de los animales que merodeaban en la noche nos rodeaban por completo.


- Parece que están matando a alguien allí - bromee.


Pero nada. Ni un comentario ni una sonrisa.


- ¿Acaso tiene usted miedo al bosque, señor Evans? - dijo el, por fin -. ¿O es otra cosa lo que lo esta poniendo nervioso?

- Yo no estoy nervioso - menti

- ¿De verdad? - replico el. A continuación, me observó durante unos instantes con ojos entornados

-. En ese caso, permítame darle un consejo sobre cómo hacer negocios conmigo. No pierda mi tiempo ni me mienta y, sobre todo, no trate de engañarme. Son las tres cosas que más me irritan y yo jamás accedo a nada cuando estoy irritado--.

- Le aseguro que no le mentiré - afirme, sin poder comprender por qué Severus Snape tenía tanto éxito entre las mujeres y los hombres
-Yo no miento a nadie, tambien es algo que aborresco profundamente-.


Desgraciadamente, sabía que esto no era del todo, cierto. No había sido del todo sincero cuando acepte este trabajo en particular. Ningun contrato estipulaba que tuviera que contar todo sobre mi mismo. Ningún detalle de mi historia personal tenía relevancia alguna para desempeñarme como director de una fabrica. Me había asegurado personalmente de ello.


- Usted es un hombre, joven Evans - comentó Snape, con una cínica sonrisa-.
-- La mentira forma parte de su ADN. Sólo podemos esperar que logre usted luchar contra miles de años de evolución cuando esté a mi lado.--

Con eso, Snape saco su varita, pronuncio unas palabras y una puerta aparecio frente a sus ojos, se hizo a un lado para que pudiera pasar. Sin embargo, continue hablando.

- El negocio de las pociones no va bien y sé que tenemos cosas de las que hablar, pero le ruego que no trate de intimidarme--.

- ¿Acaso lo intimido?--

- Creo que, por lo menos, podría mostrarse un poco más amable.--

- ¿Amable? ¿Quiere usted que sea amable?--

- No veo por qué una reunión de negocios tiene que ser algo frío e impersonal.--

Snape dio un paso al frente, lo que me obligó a dar un paso atrás.

- ¿Acaso quiere tener una relación más personal conmigo, joven Evans? - preguntó, mirándome de arriba a abajo-. ¿Cuán personal?--

- Simplemente estoy diciendo que siempre he creído que los negocios, aparte de serios, pueden ser también divertidos.--

- ¿De verdad? - Dijo arqueando una ceja - Yo diría que esa actitud explica en gran medida, el estado actual de las cuentas de la empresa.--


Quise responderle, pero Snape no me dio opción. Se dio la vuelta y entró por la puerta, esperando que lo siguiera.


«No me extraña que todos lo llamen el lobo», pense, tras cerrar la puerta cuidadosamente. ¿O acaso era arrogante y cínico porque lo llamaban asi?


Mientras trataba de encontrar respuesta a aquella pregunta, mire a mi alrededor y muy sorprendido vi una gran biblioteca llena de interesantes ejemplares de la literatura magica y no magica. En cualquier otro momento, habría hecho un comentario al respecto, pero la actitud de Snape me indicaba claramente que no le interesaba mi opinión.


Era un enorme despacho, me indicó una butaca.


- Siéntese.--


Obedeci y, una vez más, mire fascinado a mi alrededor.


- Es maravilloso -susurre -. Es como estar sentado en la biblioteca de Alejandria--.

- No sea exagerado -replicó, tomando asiento también -. Bien. He accedido a concederle diez minutos. Su tiempo empieza ahora.--


Sorprendido por aquella actitud tan poco amistosa, me quede mirándolo boquiabierto.


- ¿Habla en serio? ¿De verdad son sólo diez minutos los que me va a conceder?--

- Soy un hombre muy ocupado. Jamás digo nada que no sea en serio.--

- Bien - repuse, tras tomarme un segundo para serenarme, esto seria largo pero estaba decido a vencer.





*******************
Nota de la Autora:
Por fin este par estan cara a cara, y en el siguiente capitulo la cosa se pone mas salvaje XD Con suerte esta noche termino de revisarlo y lo publico.
gtdg





Ver perfil de usuario http://lucassgrabeellatino.tk

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.